La bombilla más antigua del mundo cumple 117 años encendida

Su ejemplo fue clave para demostrar las teorías de la obsolescencia programada

¿Es de los que se sorprende o indigna cuando se funde un bombilla al poco de haberla comprado? ¿Le vienen a la cabeza teorías de la conspiración? Pues la historia de la bombilla de Livermore, en California, le servirá para respaldar esas teorías. De hecho, su ejemplo, con una historia de 117 años encendida, ha sido esgrimido habitualmente por los teóricos de la obsolescencia programada, –la práctica por la cual las empresas fabrican productos electrónicos con fecha de caducidad, programados para estropearse al cabo de un tiempo determinado, habitualmente más corto que antaño


Tal vez pueda interesarte proyectos en arduino, pic, robótica, telecomunicaciones, suscribete en http://www.youtube.com/user/carlosvolt?sub_confirmation=1 mucho videos con código fuentes completos y diagrama


La bombilla Livermore, ubicada desde 1901 en un parque de bomberos de esta localidad, cumplirá el próximo 18 de junio la friolera de 117 años encendida. Un hito que le ha valido entrar en el libro Guinness de los Récords. Aunque ha ido perdiendo intensidad, el porqué de su longevidad sigue siendo un misterio. El parque de bomberos tiene activa una webcam que donde se puede seguir al segundo el brillo de la bombilla.

La bombilla Livermore, el 3 de junio de este año, a las 03.26 de la madrugada, hora de California.

La bombilla original tenía una potencia de 60 watios –actualmente no supera los 4–,  se fabricó soplada a mano, con filamento de carbono, a finales de la década de 1890 en la Shelby Electric Company, empresa ya desaparecida situada en Ohio. El aniversario es en junio de 1901 porque fue entonces cuando fue entregada al departamento de bomberos de Silvermore. Desde ese momento, permanece las 24 horas del día encendida. Solo ha tenido dos ‘apagados’ forzados, apagones eléctricos al margen: en 1937 y en 1976, en las dos ocasiones con motivo de obras de renovación en el parque de bomberos.

La bombilla Livermore, en su ubicación en el parque de bomberos. / CENTENNIAL BULB

En el 2015 cumplió su primer millón de horas de incandescencia, una cifra astronómica si se tiene en cuenta que una bombilla incandescente tiene una duración media de entre 750 y 2.000 horas. El porqué de esta longevidad tiene intrigados a los científicos. Uno de ellos es Debora Katz, físico de la Academia Naval de Estados Unidos, que ha estudiado a fondo las propiedades físicas de la bombilla sin obsolescencia programada de Livermore.

Dos elementos diferentes

“La bombilla de Livermore se diferencia en dos aspectos de una bombilla incandescente contemporánea. En primer lugar, su filamento es unas ocho veces más grueso que el de una bombilla actual. Y en segundo lugar, ese filamento, posiblemente hecho de carbono, es semiconductor“, subraya Katz. Este factor podría explicar el porqué la bombilla sigue funcionando después de tantos años. “Cuando un conductor se calienta mucho, su capacidad para conducir la electricidad deja de funcionar. Sin embargo, a medida que la bombilla de Shelby se va calentando, se va convirtiendo en un conductor cada vez mejor”. añade la investigadora, que, de todas formas, apunta que “es posible que la bombilla de Livermore sea única en su especie”.

La bombilla de Livermore es la más longeva del mundo. Sin embargo, hay otras que le van a la zaga. Es el caso de una bombilla que luce en el Museo Stockyards de Forth Worth (Texas), brillando desde septiembre de 1908. O la de la tienda de suministros Gasnick, en Nueva York, desde 1912. O la que lleva encendida desde 1926 en otro cuartel de bomberos, el de la ciudad de Mangum, en Oklahoma.

Fuente


Tal vez pueda interesarte proyectos en arduino, pic, robótica, telecomunicaciones, suscribete en http://www.youtube.com/user/carlosvolt?sub_confirmation=1 mucho videos con código fuentes completos y diagrama


SUSCRIBETE A NUESTROS BOLETINES, RECIBE EN TU CORREO LAS NOTICIAS MÁS DESTACADAS, SÓLO INGRESANDO TU CORREO ELECTRÓNICO



VIDEO RECOMENDADO

Deja un comentario