Raspberry foundation admite un diseño defectuoso del USB C de la Pi 4

El exitoso mini-ordenador llega en su última versión con un puerto USB C mal implementado que impide funcionar a todos los cables de este formato de manera correcta. Raspberry Pi avisa de una posible reedición de la placa base.


Tal vez pueda interesarte proyectos en arduino, pic, robótica, telecomunicaciones, suscribete en http://www.youtube.com/user/carlosvolt?sub_confirmation=1 mucho videos con código fuentes completos y diagramas

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE, TUTORIALES GRATIS

A finales del pasado junio, Raspberry Pi lanzaba con disponibilidad inmediata la última iteración de su ordenador de bajo coste. La Raspberry Pi 4 llegaba con el mismo formato pero múltiples mejoras a nivel interno. Junto a un procesador más rápido y más opciones de memoria aterrizaba un conector USB C por primera vez en la historia del mini-ordenador.

La sorpresa ha llegado tan solo unos días más tarde, cuando diversas y conocidas voces en el mundo de la electrónica afirman que la implementación de este USB C es, cuanto menos, incompleta. Esto es algo que desde la propia Raspberry Pi han reconocido, a através de las voces de uno de sus fundadores, Eben Upton, como recogen en Tech Republic.

Una resistencia compartida

Según cuentan en Ars Technica, el fallo fue en un primer momento reportado por Tyler Ward en la semana inicial de su lanzamiento. Esto fue posible gracias a que la propia Raspberry Pi comparte los esquemas de diseño de los circuitos electrónicos de sus propios productos.

Como indicaba Ward, para una correcta implementación del estándar USB C son necesarias dos resistencias independientes en el puerto, una para cada uno de los dos denominados «pines CC». En su lugar, Raspberry Pi implementa uno común a ambos, lo cual acaba rompiendo la compatibilidad con algunos de los cargadores de mayor potencia o cables de menor calidad.

Algunos cables que deberían ser compatibles con la versión de Raspberry Pi 4 actualmente disponible son únicamente cuentan con un chip propio para gestión de energía, modos de transferencia y demás opciones relevantes entre dispositivos. Estos cables «inteligenes» reconocen a la Pi 4 como un accesorio de audio y no le entregan potencia, por lo que no pueden alimentar este pequeño ordenador.

Benson Leung, ingeniero de Google y otra de las voces conocidas en el fascinante mundo de la electrónica detrás de los cables USB C, recogía la incidencia de Ward y afirmaba que «en lugar de intentar crear un circuito inteligente, los diseñadores de hardware deberían simplemente copiar la figura del USB C exactamente» sentando que no es simplemente «una guía aproximada de una manera de hacer un receptáculo USB-C»:

«En realidad es normativo, es decir, obligatorio, requerido por la especificación con el fin de llamar a su sistema un sumidero de energía USB-C compatible. Sólo cópialo.»

Desde Raspberry Pi afirman que esperan «que esté arreglado en una revisión futura de la placa, pero por ahora los usuarios tendrán que aplicar una de las soluciones provisionales». Estas se limitan a no usar uno de estos cables inteligentes. Según declaraciones a Ars Technica, la empresa afirma que esta versión corregida estará disponible «en los próximos meses».

Tras unos cuantos años, todavía el estándar USB C está en adopción, siendo cada vez más las empresas que se adhieren al mismo. La última en hacerla fue Apple con su iPad Pro, presentado a finales de 2018.

Fuente


SUSCRIBETE A NUESTROS BOLETINES, RECIBE EN TU CORREO LAS NOTICIAS MÁS DESTACADAS, SÓLO INGRESANDO TU CORREO ELECTRÓNICO



VIDEOS RECOMENDADOS

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas