La Raspberry Pi 2 hecha portátil es una realidad gracias a pi-top

La Raspberry Pi 2 está demostrando ser una renovación fantástica de ese miniPC de bajo coste al que cualquier usuario puede tener acceso y que ofrece una versatilidad enorme. Los proyectos centrados en esta versión van apareciendo por doquier, y uno de los destacados es pi-top, que convierte a la RPi 2 en el centro de un singular portátil cuyo cuerpo está impreso en 3D.

El proyecto ya tiene unos meses de vida y de hecho os adelantamos algunas de sus características, pero la aparición de las Raspberry Pi 2 le ha dado mucho más sentido puesto que ahora este portátil ofrece una potencia mucho más acorde con lo que podríamos esperar de este formato. Aunque el proyecto es muy interesante, su coste es algo elevado en comparación a productos cada vez más atractivos en este segmento, pero a diferencia de ellos este proyecto haría que contáramos con un equipo (casi) totalmente Open Source.

El Pi-Top se vende como un pequeño kit de montaje en el que se incluyen varios módulos que en pocos pasos y con un proceso sencillo permitirán que acabemos con el ordenador portátil ante nosotros. Aparte de la Raspberry Pi es necesaria una placa más en la que encontramos la electrónica que controla la alimentación y la pantalla de 13,3 pulgadas y resolución HD (1.280 x 720 píxeles). En el kit también encontramos tanto la batería -prometen una autonomía de entre 6 y 8 horas- y el adaptador de corriente.

Un portátil hecho por y para makers

En realidad la Pi-Top se puede utilizar con otros miniPCs como el UDOO, el ODroid o las placas BeagleBone, y en el montaje destaca ese diseño que hace que el trackpad esté a la derecha del teclado y no en su parte inferior, pero los creadores del proyecto dan la posibilidad de que podamos diseñar nuestros propios PCBs y otros elementos que podremos imprimir en 3D para “crear productos de principio a fin”.

Pi Top 5

Para ello ofrecen una serie de tutoriales con los que ir iniciándose y que a través de elementos como la gamificación animan a los potenciales usuarios a aprender más y más y conseguir completar estos pequeños cursillos. En el proyecto de financiación colectiva que pusieron en marcha en Indiegogo a finales del año pasado también comentaban las posibilidades de personalización de estos equipos: cualquiera puede imprimirse en 3D el chasis en distintos colores o con elementos adicionales que hagan de estos singulares portátiles algo aún más diferencial.

Los creadores del proyecto indican que el precio para el kit sin la RPi 2 es de 264,99 dólares, mientras que si se incluye la RPi ese coste asciende a 299 dólares. Puede que eso eche para atrás a algunos usuarios más atraídos por portátiles algo más convencionales -los Chromebooks, por ejemplo, son competidores formidables- pero en los Pi-Top podremos contar con una solución casi totalmente Open Source.

De hecho Broadcom liberó la documentación de los SoC BCM2835 el año pasado, y aunque los drivers binarios propietarios son necesarios por el momento para aprovechar toda la potencia de este SoC y el de las RPi 2, los BCM2836, esa documentación hace vislumbrar drivers Open Sourceque permitan evitar componentes privativos en este equipo. Puede que el escritorio con Windows 10 no sea factible, pero ya demostramos que trabajar con una Raspberry Pi 2 como PC de sobremesa es factible (aunque no ideal).

Fuente:http://www.xataka.com/ordenadores/la-raspberry-pi-2-hecha-portatil-es-una-realidad-gracias-a-pi-top

Deja un comentario